TCA

Los trastornos de conducta alimentaria (TCA) se definen como hábitos alimenticios anormales que afectan negativamente a la salud física y mental del individuo. El DSM-5 identifica tres condiciones principales: anorexia, bulimia e hiperfagia. En el tratamiento de las conductas alimentarias disfuncionales, la obesidad es también una enfermedad crónica que requiere procesos psicológicos.

Las terapias de exposición mediante realidad virtual son actualmente alternativas considerables a los tratamientos comunes. La inmersión es un logro importante que permite transmitir el aprendizaje perfeccionado. De hecho, algunos de los ejercicios propuestos para la evaluación y el tratamiento de esos trastornos se presentan en formato escrito. La realidad virtual optimiza estos procesos terapéuticos sumergiendo a los pacientes en una realidad controlable y adaptativa según las distorsiones cognitivas presentes en estas patologías. Los factores tratados son de carácter emocional, con exposición a situaciones sociales, de conducta y fisiológicas. Las terapias de realidad virtual se añaden a los tratamientos habituales en una perspectiva de necesidad multidisciplinaria. De tal manera, la educación alimentaria también puede proponerse en un sentido virtual, haciendo que este aprendizaje sea más lúdico para mejorar la participación en la terapia.

DISMORFOFOBIA

La prueba de la silueta fue desarrollada para su evaluación virtual. Este tratamiento promueve la exactitud de la evaluación y brinda un instrumento de diagnóstico cualitativo adicional. Gracias a esta prueba, se puede evaluar la gravedad de la dismorfofobia o identificar las expectativas irracionales. Para corregir las distorsiones cognitivas relacionadas con la imagen corporal, se incluye en el dispositivo C2Nutri un entorno que reproduce un cuerpo virtual que puede ser modulado por el IMC frente a un espejo. Esta aplicación también aumenta la concienciación sobre el trastorno al confrontar al paciente con su silueta real, comparada con la silueta que percibe de sí mismo.

ANSIEDAD ALIMENTICIA

El tratamiento de la ansiedad alimenticia es posible gracias a C2Nutri: estantes de supermercado, múltiples estímulos alimenticios (dulce, salado), apartamento: los pacientes se benefician de un tratamiento cognitivo (pensamiento automático) y conductual (exposición).

En vista de los estímulos dietéticos y las situaciones de tentación cuya accesibilidad se maximiza mediante realidad virtual, los pacientes pueden aplicar las estrategias terapéuticas aprendidas. La naturaleza de los entornos facilitará la transmisión del aprendizaje y así optimizar el empoderamiento del paciente.

EDUCACIÓN NUTRICIONAL

Crea almuerzos virtuales con una retroalimentación inmediata sobre los valores nutricionales con el fin de concientizar a los pacientes sobre los nutrientes, ayudar a la evaluación y la reintroducción de alimentos prohibidos y hacer exponerlos a la ansiedad alimenticia. Este módulo de aprendizaje es una herramienta multidisciplinaria. En efecto, su uso está concebido a través del prisma de la educación nutricional y adaptado para diferentes profesionales: médicos, nutriólogos, psicólogos, enfermeros. Además, esta aplicación está dirigida a una amplia gama de pacientes (personas con obesidad o anorexia, bulimia, mordedores compulsivos, diabéticos).

DESCUBRA NUESTRAS
SOLUCIONES Y SERVICIOS

i+d c2care

C2Care también es un comité científico y una red de asociados. Con un departamento científico, desarrollamos y validamos nuestro software con una constante atención por la eficacia terapéutica. Hoy en día, colaboramos con Universidades y centros de salud en la realización de trabajos experimentales sobre el tratamiento de los TCA. Estamos llevando a cabo varios protocolos experimentales con nuestros socios.

El equipo del Dr. Bat del Hospital Salvator de Marsella ha llevado a cabo un estudio sobre la evaluación virtual de la dismorfofobia en pacientes anoréxicos. En la actualidad, se están llevando a cabo otros protocolos experimentales. El trabajo trata sobre el impacto de un tratamiento de realidad virtual, además de las terapias habituales.

La Clínica Grésivaudan de Grenoble comenzará en 2020 un trabajo multidisciplinario sobre el tratamiento de la anorexia con realidad virtual. La investigación está dirigida por el Dr. Sansonetti-Perrin

¿CÓMO VA UNA SESIÓN?

El desarrollo de una sesión mediante realidad virtual dependerá de los procesos a tratar. El atención a las ansias por comer se trata con la misma metodología que para las adicciones. Los pacientes son expuestos a situaciones con alimentos que inducen al deseo, lo que da a los profesionales una ventana a la cognición activa relacionada con el comportamiento problemático.

En cuanto a la anorexia, el enfoque terapéutico se centrará en el tratamiento de la dismorfofobia. Los pacientes primero harán la prueba de siluetas en realidad virtual. La evaluación de la gravedad de la dismorfofobia será más cualitativa gracias al beneficio de la inmersión.

Para reducir las distorsiones de la imagen corporal y aumentar la perspicacia, las exposiciones virtuales modulares del cuerpo, además de las técnicas de intercambio de cuerpos, proporcionarán metodologías adicionales a los tratamientos habituales.

¿QUIÉN PUEDE SER TRATADO?

Los niños, adolescentes, adultos y ancianos pueden beneficiarse de la terapia de exposición a la realidad virtual.

Sin embargo, hay restricciones relativas a :

– Niños menores de 4 años porque el lente aún no está completamente formado.

– Las personas con epilepsia.

– Mujeres embarazadas (medida de precaución adoptada en ausencia de datos médicos concretos)

– Los psicóticos en la fase de descompensación

ESTUDIOS QUE DEMUESTRAN LA EFICACIA DE LA REALIDAD VIRTUAL

Keizer (2016) realizó un estudio para evaluar el impacto del tratamiento mediante realidad virtual sobre la dismorfofobia en pacientes con anorexia. El paradigma se basaba en el tratamiento perceptivo-táctil bajo realidad virtual de las zonas del cuerpo afectadas por distorsiones cognitivas. Los resultados demostraron una mejora en la apreciación del cuerpo y, por lo tanto, destacaban la importancia de la realidad virtual en las estrategias terapéuticas para los trastornos de representación del cuerpo. Estos resultados fueron corroborados por Serino (2019). Este autor destaca la rapidez de los beneficios terapéuticos obtenidos al utilizar la realidad virtual.

Ferrer-García (2017) exploró el potencial del tratamiento que combina la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia mediante realidad virtual en comparación con la TCC sola. Los trastornos tratados fueron la bulimia nerviosa y la hiperfagia. El tratamiento mediante realidad virtual para TCC demostró una eficacia significativamente mayor que la terapia cognitivo-conductual sola. Las variables evaluadas (ansia por la comida, ansiedades y conductas disfuncionales) se redujeron significativamente en comparación con el grupo de control (TCC).